¿Cómo se limpian los oídos?

Tips y consejos para la limpieza de los oídos

Una de las preguntas más comunes en la consulta de otorrinolaringología es el cómo limpiar adecuadamente los oídos. Daremos un breve repaso a la anatomía del oído externo para comprender su adecuada limpieza.

El oído externo consta de dos partes: el pabellón auricular u oreja y el conducto auditivo externo, éste es un canal de cartílago y hueso cubierto de una fina y delicada piel, la cual contiene glándulas sebáceas que producen el famoso cerúmen. El cerúmen cumple diversas tareas:

  • Evita la entrada de polvo y partículas extrañas al interior del oído
  • Evita el crecimiento de bacterias y hongos manteniendo un balance de humedad y pH adecuados en el conducto
  • Evita la entrada de insectos
  • Lubrica la piel del conducto auditivo externo
  • Ayuda a retirar las células de piel muertas y evita que se acumulen dentro del oído

ear-wax

Ahora bien, qué pasa si retiramos el cerúmen del conducto auditivo? En primer lugar, tendremos comezón, debido a la resequedad del conducto; al rascarnos o manipular el conducto, introducimos gérmenes que pueden causar infección y mas comezón! Con lo que formamos un círculo vicioso que puede llevar a consecuencias nada agradables.

La gente suele utilizar Q tips o “cotonetes” para retirar el cerúmen del oído. Nada puede ser más perjudicial, ya que eliminamos la protección que nos da el cerúmen, empujamos el cerúmen hasta el fondo del conducto produciendo un verdadero “tapón” con la consiguiente disminución de la audición, irritamos y laceramos el conducto, y en algunos casos, se producen perforaciones de la membrana timpánica.

EL USO DE APLICADORES DE ALGODÓN SOLAMENTE ESTÁ PERMITIDO PARA LIMPIAR EL PABELLÓN AURICULAR, nunca dentro del conducto. Lo mismo aplica a pasadores, llaves, uñas o cualquier objeto afilado o con punta. El cerúmen por sí solo tiende a salir del conducto auditivo en nuestro baño diario o en ocasiones durante el transcurso del día.

Aquí algunas recomendaciones para la adecuada limpieza del oído:

  1. Durante el baño, utiliza las yemas de los dedos con un poco de jabón para limpiar suavemente los surcos de la oreja
  2. Evita introducir jabón o el agua en chorro directo al conducto, puede irritarlo
  3. Al terminar el baño, utiliza una toalla limpia y seca para retirar el exceso de agua de las orejas. Coloca la toalla sobre tu dedo índice y presiónalo en la entrada del conducto mientras realizas movimientos cortos para que el agua del conducto se absorba en la toalla por capilaridad
  4. Si aún sientes líquido dentro del conducto, utiliza la esquina de un pañuelo de papel y enrollándolo, colócalo en el conducto aplicando movimientos circulares suaves
  5. Listo, oídos limpios y lubricados

Algunas personas, sobre todo en edades avanzadas, producen un cerúmen bastante seco y espeso el cual puede causar por sí mismo obstrucción del oído. En estos casos, es necesario acudir al otorrinolaringólogo para valoración y retiro del tapón. NO UTILICES REMEDIOS CASEROS, puede ser perjudicial, de igual manera, no es recomendable el uso prolongado de audífonos pequeños dentro del conducto auditivo, ya que se acumula cerúmen y aumenta la humedad del conducto.

Si tienes dudas o comentarios, con gusto podemos resolverlas en la sección de comentarios o visita mi página de Facebook para una charla más personalizada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s